Artículos

Chile: Valparaíso y “que llegen sin novedad”

De vuelta a Valparaíso desde Viña del Mar, un taxi nos sube a uno de los miradores de esta escarpada ciudad. Impresiona la altura que alcanzamos en pocas curvas y lo agresivo de los giros. En algunas calles, el peatón llega a ver el techo completo del coche que desciende antes de llegar a su nivel, como si el vehículo estuviera circulando en un plano cercano a la perpendicular de quien observa.

cronicas viajeras valparaiso coches

Desde arriba las vistas del atardecer son impresionantes, y tras un café en un un acogedor bar, damos un breve paseo y bajamos andando, pues la distancia en bajada nos parece lo suficientemente cómoda como para prescindir de los ascensores. También se trataba de alargar un poco más la vista desde arriba…

cronicas viajeras valparaiso

cronicas viajeras valparaiso

cronicas viajeras valparaiso

cronicas viajeras valparaiso

Una vez en el coche, vemos que salir de Valparaíso hacia Santiago es bastante lioso: hay que circular por urbanizaciones entre rampas y pendientes y calles poco iluminadas. Aunque Rosa estaba en camino correcto, quiso confirmarlo preguntándole a un señor. Muy amablemente, nos indicó el camino y añadió en su despedida una frase que, en esas circunstancias, me pareció el colmo de la cortesía y que me pareció un pequeño talismán para el resto de nuestra vuelta al mundo: «que lleguen sin novedad«, dijo con una sonrisa amplia y honesta y un tono casi cariñoso. Iluminó la calle casi con sus buenos deseos. Ese tono, la musicalidad con la que se despidió, su tranquilidad… Me llenó de buen karma ese hombre con un gesto tan sencillo…

Situación en el mapa
Comentarios de este artículo:
  1. Fernando Carrasco 2 marzo, 2011 Reply

    Soy un Porteño de «Tomo y Lomo» que por circunstancias laborales ahora resido en Concepción (600 Kms. al sur de «Pancho»). Aunque toda mi familia reside en Valparaíso, viajo muy poco a esta ciudad (menos de lo que debiera). Al navegar por Internet, llegué a estas Cronicas Viajeras que me pusieron muy nostálgico y me permitieron ver desde «afuera» a mi Valparaíso y creanme, me hizo ver la belleza de este puerto que quizás, por ser oriundo, no había apreciado en toda su magnitud, lo bello que es. Su percepción de «Pancho» creo que hace justicia a lo que realmente es. Agradeciendo su visita, y a donde quiera que vayan, reciban un sincero «que lleguen sin novedad».

    • Hola Fernando, me alegra saber que la visita a este blog le produjo tan agradables sentimientos, reciba un caluroso saludo desde orillas del Mediterráneo