Artículos

Moorea: una ratito de playa por favor…

Hotelazo en Moorea, sin palabras. El Sofitel de la isla es sencillamente uno de los lugares más bonitos donde me haya podido hospedar. Trato exquisito, amabilidad y cortesía, paisajes de postal, tranquilidad, buena comida en una terracita bien cuidada, a pie de mar, con la vista del arrecife y de Tahití enfrente… Un bungalow de lo más coqueto con una cama comodísima y enorme, a un pasito de la playa…

cronicas viajeras moorea playa

cronicas viajeras moorea hotel

Al principio nos dio pena no estar en un palafito, esos bungalows construidos sobre las aguas turquesas, pero luego comprobamos que disponíamos de más espacio, más tranquilidad y menos ruido si cabe en nuestro bungalow con terracita al jardín y amplios ventanales (digo nuestro por que si se despistan, de allí no nos echan 🙂

cronicas viajeras moorea hotel

En la playa, es curioso comprobar como con el agua apenas en la cintura pueden verse claramente (el agua es totalmente transparente) los mismos peces que pueden verse haciendo esnórquel cerca del arrecife. No es sólo que los pececillos no nos teman, es que parecen mostrar curiosidad y juego, si es que este concepto puede aplicarse a los peces.

En pocos minutos, si uno permanece sin chapotear, da la impresión de que tienes los pies en un acuario. Me ha parecido ver peces que he visto también buceando en el Mar Rojo, me pregunto si es posible… Prescindo de transcribir al blog las notas sobre los colores y las formas de los peces que tomé en su día, no creo que nos vayan a servir para identificar especies…

La primera mañana en la isla la dedicamos a disfrutar tranquilamente de tan especial lugar. Por la tarde llegaría la primera excursión…

cronicas viajeras moorea hotel


Situación en el mapa

Deja un comentario