Artículos

Vistas de la Chapada Diamantina desde el Morro do Pai Inácio

Una de las excursiones que hicimos en Lençois fue ascender a una de las formaciones rocosas desde las que uno se hace una idea del paisaje de Chapadas (pequeñas mesetas) que forma la Chapada Diamantina. Se trata de la chapada conocida como Morro do Pai Inácio. Está a una altura sobre el mar de 1.120 metros, pero el ascenso puede hacerse en coche hasta tener que remontar un camino, superando a pie un desnivel de 300 metros. La senda no es en absoluto difícil, pero hay un par de tramos en los que hay que aferrarse a la roca para llegar arriba. Si te animas a subir, que sepas que has de llegar antes de las 17 h. (no está permitido el ascenso de noche) y bajar mientras quede luz de día…

Si te animas a hacer todo el ascenso caminando, que sepas que es uno de los paseos recomendados de la zona. Puedes dejar el coche en la última gasolinera al acercarte por la carretera BR 242 que une Lençois a Brasilia y hacer un recorrido de 18 kilómetros hasta arriba.

Desde arriba, las vistas son espectaculares…

morro do pai inacio chapada diamantina cronicas viajeras

morro do pai inacio chapada diamantina cronicas viajeras

morro do pai inacio chapada diamantina cronicas viajeras
Nos quedamos hasta la puesta de sol, y no me resistí a montar el trípode y grabar unos minutos para compartirlos aquí:

El morro do pai inácio recibe este nombre por una leyenda local. En una época donde los terratenientes eran también los coroneles de la zona y dominan con mano de hierro a los habitantes del lugar, un humilde temporero se enamoró de la hija del coronel de la zona. Ella correspondió a su amor, y el padre montó en cólera (seguramente al saber quién había montado a quien, puestos a montar). Una batida de hombres armados acosó al amante, que intentó huir morro arriba. Arrinconado, perseguido y desesperado, saltó desde lo alto del Morro, y para sorpresa de todos, sobrevivió al salto y logró huir. El amor todo lo puede… Como pasa con las leyendas, hay quien la cuenta diciendo que el protagonista era un esclavo, o un minero. Intentando contrastar la versión más fiable encontré este vídeo: mejor escuchar la historia en brasilero…

Y ya que estamos, una última curiosidad: esta formación de chapadas que llaman «el camello»

el camello lençois cronicas viajeras

Situación en el mapa

Deja un comentario