Artículos

Fin de año en Marrakech

Últimamente nos ha dado por viajar en navidades. Una vez cumplidas las celebraciones familiares, buscar destino para pasar un fin de año diferente. Primero fue la Riviera Maya, y esta vez ha sido un destino muy recomendable: Marrakech.

Una de las ciudades más interesantes de Marruecos, Marrakech resulta ideal para una escapada de unos pocos días. Llegar es fácil y no resulta caro, tienes vuelos de Iberia y de vuelos baratos con Vueling por ejemplo; hay sitios encantadores donde alojarte (te recomiendo que centres tu selección en los Riads de la Medina, es lo más auténtico y lo más cercano a la vida del día a día de la ciudad). En Marruecos se come de maravilla y los precios (sin ser lo que eran) siguen siendo asequibles.

La Koutubia es un monumento símbolo de la ciudad ¿te resulta familiar? es el mismo arquitecto que la Giralda de Sevilla

La Koutubia es un monumento símbolo de la ciudad ¿te resulta familiar? es el mismo arquitecto que la Giralda de Sevilla

 

Además, Marrakech es de esos lugares que concentran los puntos más interesantes en un área cómoda de recorrer: puedes ver sin duda lo más llamativo de la ciudad en un fin de semana largo, en tres o cuatro días. Pero a la vez, los muchos rincones que descubrir, los paseos que invitan a la calma, los zocos repletos de mercancías interesantes son factores que convierten a esta ciudad en uno de esos destinos recurrentes, al que puedes volver cuando quieras para ver cosas nuevas y sentir esa sensación de familiaridad de los lugares que ya conoces. Siempre hay algo en marcha en las tardes de la mítica plaza Jeema el-Fna; siempre hay historias de caravanas, de tribus del desierto, de comerciantes que se enriquecieron o se arruinaron persiguiendo leyendas. La ciudad tiene una magia que te atrapa, literalmente: en nuestro viaje a Marrakech tropezamos con franceses y españoles que se han acabado trasladando allí después de varias visitas…

Un rincón de la plaza Jemaa El Fna, seguro la más famosa de Marrakech y quizás de África

Un rincón de la plaza Jemaa El Fna, seguro la más famosa de Marrakech y quizás de África

Marrakech está acostumbrada al turista para bien y para no tan bien. Encontrarás gente amable, educada, respetuosa y hospitalaria dispuesta a solucionarte una duda o a indicarte cómo llegar a lo que buscas (que a veces no  es fácil orientarse aquí). Y por supuesto, como en todo lugar turístico, seguramente conocerás a cazadores de propinas, en muchas ocasiones honrados y en otras con tarifas un tanto abusivas. Lo mismo que podemos decir de los taxistas. No te cortes y regatea, siempre antes de aceptar un servicio: forma parte de la tradición del lugar y si al final no llegas a un acuerdo, seguro que puedes encontrar cerca de quién te ayude por ese precio. Cuidado con las turistadas recién llegado: hay taxis que te llevarán del aeropuerto al centro por 70 dirhams (algunos piden 200). Lo mismo te puede pasar con los chicos que esperan a los taxis para llevar tu equipaje y guiarte por la laberíntica y peatonal Medina hasta tu riad: cuidado por que los hay muy majos y los hay sableadores.

Especias en el zoco de Marrakech

Especias en el zoco de Marrakech

 

En próximos posts os explicaré acerca de los vibrantes zocos, de la comida marroquí , de los relajantes riads donde alojarte en la Medina, de la hospitalidad de sus gentes y de los puntos más interesantes que ver en Marrakech, que son muchos y variados. Y también de un par de excursiones que puedes hacer en un día (o en dos) y que vale la pena considerar ya que vas a venir hasta aquí.

 

Situación en el mapa

Deja un comentario