Artículos

Qué ver en Marrakech (artículo 3 de 3)

Os debía un último artículo sobre los puntos más interesantes que ver Marrakech, esta maravillosa ciudad marroquí llena de sorpresas. Recuerda que tienes a tu disposición una primera lista de cinco puntos que ver en Marrakech y un segundo post con cinco lugares interesantes más. Con esta tercera aportación cierro la lista, hasta quizás alguna otra visita en el futuro. Vamos a ello:

1) Los curtidores de cuero

Siendo la artesanía uno de los atractivos más interesantes de Marrakech, tal y como comentamos al hablar del zoco, y siendo el cuero uno de los elementos más trabajados, resulta interesante visitar el barrio donde trabajan los curtidores de pieles. Un paseo de apenas 15 minutos desde otros puntos interesantes como la madraza Ben Youseff y entrarás en un lugar muy diferente. Lo primero que notarás, ya antes de llegar, es el olor agrio de la reacción entre los químicos y los despojos de los animales. La intensidad del olor dependerá de muchos factores (en especial, la temperatura), pero no debería ser motivo para dejar de venir por aquí. Es más, te darán unas hojas de menta para que amortigües el impacto nasal.

pieles de cammelo en las curtidorias de Marrakech

Pieles de camello listas para empezar el proceso

El lugar es básicamente una sucesión de terrazas y pequeñas fosas que es donde se sumergen las pieles de camello y vaca en diferentes soluciones. Un proceso que se ha mantenido muy parecido durante siglos, y que además de tiempo y buenas pieles, requiere de un duro trabajo. La receta es más o menos así:

  • Primero se maceran las pieles seis días en cal viva
  • Luego se mezclan con excrementos de paloma y se dejan por otros seis días, bien embadurnadas
  • 6 días más, esta vez con las pieles bañadas en amoniaco
  • luego se sumergen seis días en tintes, en función de qué color se les quiera dar
  • Y finalmente, las pieles se secan durante dos días antes de que los artesanos empiecen a cortar, coser y grabar para darle forma a babuchas, cojines, prendas, y complementos…

curtidores en Marrakech

El duro trabajo de los curtidores: vapores nocivos, cargar peso, humedad, abrasivos…

Diferentes piletas con pieles en proceso

Diferentes piletas con pieles en proceso

Los curtidores han formado una cooperativa, y tras la visita a los espacios donde trabajan la piel, un amable artesano nos explicó de dónde obtienen cada uno de los colores con los que tintan la piel, todos ellos tradicionales. Si te interesan más los tejidos, también podrás conseguir por unos pocos dirhams que algún chaval espabilado te lleve a ver cómo los artesanos trabajan los tintes y las telas…

2) Palacio el Badi

No lo confundas con el Palacio de la Bahía, aunque ambos están muy cerca. Si el de la Bahía es un precioso lugar engalanado por 1.000 artesanos trabajando durante siete años, lo que queda del Palacio Badia o Palacio El Badi te dará una idea del pasado esplendoroso de Marrakech, pero lo que puede verse hoy es más bien poco. Estarás ante los restos de uno de los edificios más emblemáticos de la etapa saadí, que fue construido en el S XVI por Al-Mansur para celebrar la expulsión de los portugueses, que ocuparon algunas zonas de Marruecos (de ahí la proliferación de azulejos en Lisboa). En su momento, el Palais Badia era un reflejo inspirado en la Alhambra de Granada. De él quedan altas murallas pobladas por cigüeñas, quedan patios enormes hoy plantados de naranjos que debieron ser espectaculares jardines, y queda un museo con algunas de las piezas que se han encontrado en la zona, las que no querría en su momento el sultán Moulay Ismail, que destruyo este palacio para edificar la ciudad de Meknes. Merece una visita breve si te acercas al palacio de la Bahía o al barrio judío, ya que están muy cerca.

palacio_badia_marrakech

palacio el badi

el_badi_marrakech

 

palais_el_badi_marrakech

3) La Menara

A no ser que te interese mucho el cultivo de olivares y cítricos, ir expresamente hasta este inmenso huerto no tiene mucho sentido. Si es verdad que es un lugar habitual de paseo para los ciudadanos de Marrakech, por lo que otro de los motivos para venir hasta aquí puede ser huir del ajetreo bullicioso del centro por un rato. Hay quien se pasa horas en el gran estanque que domina el jardín, cuadrando la foto en los días claros en los que desde aquí se ven las montañas del Atlas en el horizonte. Una de las paradas del bus turístico, por si quieres estirar un poco las piernas.

la_menara_marrakech

la_menara_marrakech

4) El Marrakech moderno

Marrakech no acaba en La Medina, ni mucho menos. Más allá de las murallas de la ciudad medieval se extiende una urbe joven y dinámica que también tiene mucho que mostrarte. Cafeterías, restaurantes, hoteles de todo tipo (y presupuesto) y algunas muestras de arquitectura interesante. Me gustó especialmente la estación de ferrocarril y el jardín majorelle. Más allá de las grandes avenidas que cruzan la zona moderna de la ciudad, el desierto y sus palmeras están a un tiro de piedra por si te apetece la excursión. Val la pena un recorrido por la zona moderna de la ciudad, para ver la vida real de una parte importante de los ciudadanos de Marrakech: no todo son artesanos en el zoco. Los más adictos a su conexión a Internet querrían visitar el Cyberpark, un jardín público donde reposar tranquilamente con hi-fi gratis.

marrakech_moderno

marrakech_moderno

 

estacion_ferrocarril_marrakech

la estación de ferrocarril de marrakech, un edificio singular

5) Los rincones inesperados: el Teatro Real

Hay ciudades donde cuando menos te lo esperas tropiezas con una pequeña maravilla, una oportunidad tal vez única de ver algo diferente que no figura en las guías de viajes. Marrakech es sin duda una de estas ciudades con agradables sorpresas ocultas. En nuestro caso se materializaron en forma de visita guiada particular al Teatro Real de Marrakech, un edifico espectacular, a un tiro de piedra de la estación de autobuses. Por pura curiosidad me acerqué a la puerta a tomar unas fotos y el señor que allí estaba nos evitó a pasar. Una sala de exposiciones, el anfiteatro al aire libre y una breve visita a lo que pronto será el nuevo interior del Teatro. Las fotos son de enero de 2013, quizás cuando tu vayas ya esté acabado…

Teatro Real de Marrakech

Teatro Real de Marrakech

Lámpara en el Teatro Real

Preciosa esta lámpara del Teatro Real de Marrakech

el auditorio al aire libre

el auditorio al aire libre

Aún más sobre Marrakech

Hay tanto que ver en esta ciudad que le he dedicado tres post para darte quince puntos que visitar. Con ello puedes hacerte una guía estupenda para pasar tres o cuatro días en la ciudad, pero además, en breve te explicaré en Crónicas Viajeras dos excursiones cercanas a Marrakech que espero que te gusten. ¡Hasta pronto lector@!

Situación en el mapa
Comentarios de este artículo:
  1. Luis López de Guideo App 23 febrero, 2014 Reply

    Hola Víctor,

    No conozco Marrakech pero siempre he tenido muchas ganas de visitarlo y tus post sobre esta ciudad me animan aún mas a planificar un viaje para descubrir y vivir esta ciudad marroquí. 🙂

    Un saludo. Luis.

  2. Elisabet 25 febrero, 2014 Reply

    Me encanta, me lo apunto todo!
    🙂

  3. sandra Maldonado 27 julio, 2015 Reply

    Hola gracias por el artículo que anima y entuciasma conocer. Muy bueno.

Deja un comentario