Artículos

La ciudad imperial de Hué

Hué fue la capital de Vietnam en el periodo que va del 1802 al 1845, y la presencia de los emperadores de la dinastía Nguyen durante esos años ha quedado marcada en la ciudad con dos tipos de monumentos que deberías ver si vienes aquí: la imponente Ciudadela de Hué, y algunos de los mausoleos de los emperadores que hay en las afueras. Interesante también el mercado local, donde frutas, verduras, carnes y pescados comparten espacio con casi cualquier otra cosa que puedas necesitar tanto en la cocina como en el hogar. Del mercado nos llamó la atención la enorme cantidad de gambas que allí se ofrecen: frescas, aliñadas en diferentes salsas o reducidas a una pasta de aspecto poco agradable pero muy popular que se utiliza para condimentar las sopas…

Gambas y pasta de gambas: Hué es un paraíso de la gamba...

Gambas y pasta de gambas: Hué es un paraíso de la gamba…

Hué tiene un lado más modernizo: los logos de Apple están en todas las esquinas...

Hué tiene un lado más modernizo: los logos de Apple están en todas las esquinas…

La ciudad queda dividida en dos por un caudaloso río del Perfume, con la Ciudadela en una orilla y la ciudad al otro. Justo frente a la Ciudadela, en la otra orilla, se haya un núcleo turístico formado por unas cuantas calles, no muchas, donde se concentran la mayor parte de los hoteles, bares y restuarantes. El conjunto queda bastante animado, de ello se encargan los grupos de turistas y los relaciones públicas de los bares, algunos realmente majos, que insisten en que aproveches las happy hours. El paseo por esta orilla del río vale la pena, especialmente al atardecer, pues siguiendo el margen del río uno se encuentra con lo que antaño fueron palacetes franceses, cafeterías, heladerías y parques donde los jóvenes pasean. Algunos quizás opten por darse una vuelta en bote y ver la ciudad desde el río.

Puesta de sol en Hué, ante una de las barcas que pasea a los turistas por el Río de los Perfumes

Puesta de sol en Hué, ante una de las barcas que pasea a los turistas por el Río de los Perfumes

Palacete francés en Hué

Palacete francés en Hué

Otro palacete de origen francés...

Otro palacete de origen francés…

Más allá de este núcleo turístico, Hué muestra una cara diferente. La considerada capital cultural y artística de Vietnam también dispone de grandes avenidas propias de una ciudad moderna, donde se alternan los grandiosos hoteles de lujo con las casitas modestas y las pagodas que salpican el paisaje urbano de coloridos dragones aquí y allá.

Si te sorprende ver un café que se llama "Windows" has de saber que en Vietnam también hay un hotel Google :-)

Si te sorprende ver un café que se llama “Windows” has de saber que en Vietnam también hay un hotel Google 🙂

Alegato comunista en Hué

Alegato comunista en Hué

La ciudadela de Hué

La Ciudadela es todo un museo sobre los ritos de la corte imperial. Diseñada por ingenieros franceses antes de la época colonial, la puerta principal tiene ante ella un enorme patio y un bastión donde ondea la bandera roja con la estrella amarilla. Dentro, podríamos dividir el complejo en tres zonas: la Ciudadela propiamente dicha, la Ciudad Imperial y la Ciudad Púrpura Prohibida.

hue_ciudadela

Una de las puertas que da acceso a la Ciudad Púrpura Prohibida, de labrados acabados

Una de las puertas que da acceso a la Ciudad Púrpura Prohibida, de labrados acabados

La entrada de la Ciudadela es impresionante, aunque no pudimos verla en todo su esplendor por que está siendo restaurada. La forman un total de cinco puertas paralelas bajo un mismo techado: la central sólo se abría para dar paso al emperador. Las dos más cercanas a ésta estaban destinadas a los mandarines civiles y militares de la corte, y las de los extremos eran para los soldados y los animales. La Ciudadela contaba con más de 200 edificios, que incluían pagodas, estancias para el emperador, sus mujeres, sus concubinas, la importante madre del emperador, los sirvientes. Este es el principal acceso a un recinto amurallado de diez kilómetros cuadrados, con muros de 6 metros de altura y que cuenta con otras 9 entradas…

hue_palacio_pagoda

Los bombardeos sufridos por la ciudad en las guerras contra franceses y americanos dejaron en pie alenas un 40% del total, y algunos de los edificios supervivientes estan siendo reconstruidos y restaurados. Pese a ello, la grandiosidad del salón del trono, la riqueza ornamental de las pagodas, los jardines que atesoran hermosos bonsais y los paseos por las zonas que se mantienen en pie bien merecen una visita.

hue_ciudadela_bronce

Vale también la pena ver las salas donde fotografías y textos describen la vida de la corte. Muchas de ellas están en la zona conocida como la Ciudad Prohibida Púrpura. Lo del color viene por que muchos de sus edificios estaban pintados de este color. Es en esta ciudad prohibida donde vivía el Emperador y su familia. De la eterna semireclusión y aislamiento del emperador al poder de sus mandarines, que le mantenían informado de cuanto ocurría en las provincias bajo su mando. De los trajes y copiosas comidas a las procesiones de caballos, soldados y elefantes que acompañaban al soberano en sus desplazamientos. Muchas de estas fotografías se tomaron a finales del SXIX o principios del XX. Gran parte de la Ciudad Prohibida quedó destruida por los bombardeos y combates de la guerra contra Estados Unidos en 1969, cuando en Hué murieron más de 10.000 civiles. Pero uno de los edificios que se han reconstruido con cierta gracia es el Teatro Real.

hue_ciudad_probibida_puerta

Como curiosidad, mencionemos que en este Teatro los asistentes se sentaban frente al escenario, menos el Emperador, que tenía un lugar de privilegio al otro lado, tras el escenario. Dado que los actores no podían darle la espalda en ningún momento ni al Emperador ni a los mandarines, la acción siempre sucedía de lado a lado del escenario…

Los mausoleos imperiales

Varios de los emperadores de la dinastia Nguyen se hicieron construir ricas tumbas en los alrededores de Hué. Hay varias que se pueden visitar en un golpe de coche, y lo ideal es volver a la ciudad en barco, navegando por el río de los Perfumes (como en Hanoi, aunque obviamente se trata de otro río), lo que te dará la oportunidad de parar también en la pagoda más importante de la ciudad, Thien Mu.

Pudimos visitar dos de estas tumbas, las correspondientes al segundo y cuarto emperadores. En todas, se intentaba que hubiera al menos dos montañas cerca, que simbolizaban al tigre y al dragón trabajando en equipo para proteger la tumba. Es común también encontrar templetes que a su vez contienen una gran estela de piedra con la biografía del difunto, y dos obeliscos que simbolizan el poder imperial. Siempre hay un patio de Honor, con estatuas que representan a los mandarines civiles y a los militares, y recintos dedicados a la madre del Emperador y a la emperatriz.

La tumba de Minh Mang representa un cuerpo humano visto desde el aire: el recinto que contiene el sepulcro subterráneo es circular, y representa la cabeza. Los edificios que forman la entrada, el patio y la pagoda serían en tronco; dos lagos semicirculares figuran los brazos y los caminos que unían la entrada con el río serían las piernas.

mausoleo_minh_mang

mausoleo_minh_mang_hue

mausoleo_minh_mang_2

La tumba de Tu Duc es más compleja, pues alberga también el sepulcro de la emperatriz y de uno de los hijos adoptivos, Kien Phuc, de este emperador que murió sin descendencia. No tuvo tampoco mucha fortuna su hijo, pues murió adolescente apenas y a los siete años de ocupar el trono. Pese a la belleza del lugar, construido entre el 1864 y 1867, de alguna manera esta tumba augura la decadencia de la dinastía Nguyen, lo que se comprende al saber que la estela con la biografía del emperador, redactada por él mismo, contiene tres críticas en sus 500 caracteres en chino: no haber tenido hijos (parece que la viruela tuvo la culpa), no haber podido mantener al país unido, y haber perdido poder y el control del país a manos de los colonizadores franceses. Tu Duc en realidad no está enterrado aquí, sino en un lugar secreto para evitar venganzas sobre sus restos: tan secreto que le costó la cabeza a los 200 constructores de su refugio escondido. El lugar fue utilizado por el emperador como un lugar de retiro y reflexión, donde a menudo venía a escribir poemas…

Estatuas de mandarines en uno de los patios del mausoleo...

Estatuas de mandarines en uno de los patios del mausoleo…

Este template guarda la triste estela el emperador que, sin dejar de ser cruel, se supo perdido...

Este template guarda la triste estela el emperador que, sin dejar de ser cruel, se supo perdido…

Los muros del recinto que guarda la tumba están decorados con fragmentos de porcelana que dibujan animales simbólicos, sobre todo dragones y tigres...

Los muros del recinto que guarda la tumba están decorados con fragmentos de porcelana que dibujan animales simbólicos, sobre todo dragones y tigres…

No es el único emperador cuyos restos no descansan en estos mausoleos: el último emperador de Vietnam se desterró en París, donde murió a los 84 años, ya en 1995…

un pequeño pueblo cercano a la tumba de Tu Duc agrupa a artesanos del incienso, que usan estos bastoncillos coloreados...

un pequeño pueblo cercano a la tumba de Tu Duc agrupa a artesanos del incienso, que usan estos bastoncillos coloreados…

La pagoda Thien Mu

Descendiendo unos 4 km. por el río de los perfumes se llega a la Pagoda de la Pureza de Thien Mu. Cuenta la leyenda que aquí se apareció una dama que vaticinó que en éste lugar un hombre puro construiría un templo. Un emperador de paso oyó esa leyenda, y decidió que era lo suficientemente puro como para erigir la pagoda de la profecía en el año 1601.

La entrada desde la escalinata que da al río sorprende por la alta torre de siete pisos (21m.), que tiene a cada lado un templete: uno con una enorme campana de bronce de dos toneladas, y el otro con una estela, como siempre sobre una tortuga, que explica la historía de la pagoda.

pagoda_thien_mu_torre_hue

En el interior, puede verse el templo a Buda, un precioso patio con espectaculares bonsais. Como en muchos templos de Vietnam, hay altares donde se sitúan tres estatuas de Buda: el del Pasado, el del Presente y el del Futuro.

A ambos lados de la entrada de la Pagoda, estatuas de guardianes (con pelo auténtico) alejan al Mal...

A ambos lados de la entrada de la Pagoda, estatuas de guardianes (con pelo auténtico) alejan al Mal…

Considerada la pagoda más importante de Hué, un grupo de monjes habita aquí y guardan una reliquía de infausto recuerdo. Es muy posible que, si tienes una edad, hayas visto alguna vez esa foto de un monje budista en llamas mientras permanece sentado, impasible. Ese bonzo era Thich Quan Duc, el monje de más alto rango en esta pagoda en los tiempos en los que el gobierno títere de Vietnam del Sur quiso imponer el cristianismo a los habitantes de esta parte del país.

pagoda_thien_mu_coche

Como forma de protesta a como el gobierno de Ngo Dinh Diem estaba tratando a los monjes budistas y para pedir libertad de culto, Thich Quan Duc fue en este bonito Austin azul a Saigón, se bajó, se roció de combustible y se inmoló en llamas. Dicen que se mantuvo sentado en la posición de loto durante 15 eternos minutos, en una protesta que dió la vuelta al mundo y que quedó en los libros de historia. La expresión “inmolarse a lo bonzo” nace cuando algunos otros monjes siguieron el ejemplo del sacrificio de Thich Quan Duc.

pagoda_thien_bonzo

Situación en el mapa

Deja un comentario