Artículos

Buenos Aires: Palermo Soho

Nos pateamos Palermo Soho calle por calle, desde la Plaza Cortazar a la Avenida Santa Fé y desde la Av. Scalabrini a la Godoy Cruz, buscando ese compendio de restaurantes y de creación argentina que nos anunció Liliana, nuestro contacto de la agencia. Por cierto, mi admirado Cortazar dispone de una plaza en su memoria más bien chiquitita.

Ciertamente vimos locales interesantes, algún restaurante con buena pinta, y nos tomamos un té en un bar muy acogedor. Ciertamente, vimos un derroche de creatividad en las tienas: tanto en los diseños de lo expuesto, como en sus nombres (“Yo te ví primero” en una óptica, “Sal si puedes” en una tienda de ropa, o el espectacular “Y ahora hablemos de lo fabulosa que creés que sós”). Pero el hecho de que no hubiera apenas nadie, ni en las calles ni en las tiendas, ni en los bares, le restaba al barrio ese encanto que queríamos vivir, que andábamos buscando en Buenos Aires desde nuestra llegada y que se nos resistía…

La creatividad de los argentinos en publicidad es flipante… En el hotel hacíamos zapping buscando los anuncios…

cronicas viajeras palermo soho

Dedicada a Elena, fan de Juan por Dios!

cronicas viajeras palermo soho
Un stencil con buenos deseos, este va dedicado a Sofi y a Edu…


Y para ser justos con los fumadores, también hay quien defiende con gracia la opción opuesta (aunque la foto es de San Telmo, no de Palermo Soho)

En Palermo Soho hay graffitis tan currados como este:

Y edificios tan sorprendentes como este:

cronicas viajeras palermo soho

Los nombres de muchas de las tiendas son sorprendentemente buenos (“como te extraño Clara”)…

cronicas viajeras palermo soho

cronicas viajeras palermo

Y entre tanto cemento gris, brochazos de luz…

Situación en el mapa

Deja un comentario